miércoles, 22 de noviembre de 2006

Bolsitas de plástico:Estamos embolsando al mundo?

(Gracias a TROND por la caricatura publicada en el periódico El Nuevo Día de Santa Cruz de la Sierra - Bolivia)

Un manejo final desordenado, contaminante y caótico?......
(Uso en Santa Cruz de la Sierra - Bolivia)
---------------------------------------------------------------
Toda transacción comercial que realizamos como cualquier ciudadano dentro de un área determinada de nuestra ciudad capital (zona urbana o área municipal), al adquirir productos menores de la canasta familiar, ya sea en un supermercado, mercado, tienda de barrio, área de abasto, etc., concluye envolviendo en uno o más paquetes, las compras realizadas en una diversidad de bolsas de plástico de todo tamaño, color, espesor, etc., puesto que son los mismos vendedores con una extrema amabilidad quienes insisten en meter lo adquirido en bolsas y bolsitas, y que después de consumir o resguardar lo comprado, éstas son arrojadas, no necesariamente ni organizadamente al basurero domiciliario o público más cercano, sino en cualquier lado: la calle, el patio, un rincón, la carretera, etc., provocando que dichas bolsas queden libremente dispuestas en el medio ambiente, sumándose al factor antrópico (humano) contaminante más importante provocada por el hombre, trayendo internamente a colación algunas preguntas:

“Cómo reducir el impacto ambiental negativo que producimos cuando nos alimentamos, hacemos las compras, limpiamos la casa o nos aseamos?

Quien es el responsable de orientar esta reducción?”.


Entre los desechos que produce la tecnología moderna, ninguna tan agresiva y persistente como éstas bolsas de plástico, porque el material con que están hechas es demasiado liviano y es fácilmente desechada en cualquier lugar después de usarlas porque no las quiere nadie, siendo desparramadas por el viento, contaminando por vía aérea lugares cercanos y remotos de la periferia urbana, afeando las aceras y calzadas, enredadas en las ramas de arbustos y árboles, alambrados, etc..

El consumismo familiar citadino, provocado subliminalmente en la actualidad por cadenas comerciales e industrias, es ahora de tal magnitud que a simple vista, especialmente en los barrios periféricos de nuestra ciudad donde NO llega regularmente el recojo municipal o público de la basura, o en un lote baldío, o campos de fútbol, o en alrededores de un mercado, etc., podemos apreciar que en casi todos los arbustos, alambrados, árboles, postes eléctricos, etc., estén los plásticos rajados, como banderas en desfile, deambulando caóticamente en su viaje hacia sectores no habitados o áreas periféricas buscando víctimas, principalmente en los niños, la fauna y el suelo.

Las empresas de limpieza urbana NO SE SIENTEN OBLIGADAS a recoger este tipo de desechos, ya que los barrenderos municipales sólo si está a su alcance en una plaza o parque lo levantan, lo demás sigue su viaje en libertad o se los lleva el viento hacia la naturaleza.

El Porcentaje estimado de que este producto tan secundario, pero importante en la costumbre humana como la bolsa plástica, es desechada tan libremente, está provocando un alto impacto negativo, ya que sin temor a equivocarnos supera el 50% del volumen utilizado y/o cantidad fabricada puesta al uso público, no haciendo falta ser un especialista en el ramo para verificar que hoy en día todos los campos de cultivo y sus alrededores, lugares considerados tan sagrados, considerados como la fuente primaria de la mayor parte de nuestra alimentación cotidiana, y que del suelo se nutren casi todos nuestros vegetales y buena parte de nuestra alimentación animal está absolutamente invadido de materiales plásticos.

Para citar pequeños ejemplos locales del perjuicio al medio ambiente con esta intensa actividad menor e indirecta, podemos citar que la salud humana corre el riesgo por la proliferación de los mosquitos estacionales que pueden reproducirse en zonas abandonadas o en los alrededores de zonas industriales donde se acumulan residuos como las bolsas de plástico, en cuyos repliegues se almacena siempre el agua pluvial siendo cuna ideal para las larvas, además de que algunos animales terrestres y/o acuáticos lo pueden consumir por error ahogándose y muriendo por asfixia.

En principio se trata de un problema local (municipal) y que de a poco en los centros urbanos más importantes del país se está convirtiendo en Nacional, pasando por lo Regional.

Pensemos entonces en cual es el aporte personal que hacemos para superar este hecho tan actual........
somos parte del problema? somos parte de la solución?

Tienes la respuesta en tu accionar diario.

3 comentarios:

maria lourdes dijo...

pROHIBIR EL USO DE BOLSAS PLASTICAS PARA ENVASES, SUSTITUYENDOLAS POR LAS DE PAPEL.

Anónimo dijo...

Interesante el tema enfocado el problema que esta causando las bolsas plasticas y su uso masivo por parte de la poblaciòn.

Anónimo dijo...

Coincido con usted, solo que no veo interez de las autoridades municipales menos prefecturales. algo debemos hacer, es cierto por el bien de nuestras generaciones ya que el ciclo de vida de plastico como el que usamos actualmente dura de entre 10 a 15 años antes de pulverizarse.
m. panique